Nacho Mallo ( @NACHOMALLO )

La victoria ante el Almería tiene un valor extraordinario: nos deja a un paso de poder jugar el play-off de ascenso y a la vez disipa las dudas que había dejado en Tarragona este Dr. Jekill y Mr. Hyde que parece nuestro Mallorca. Lo cierto es que resulta difícil de explicar la diferencia entre uno y otro encuentro. Es verdad que la vuelta de Dani Rodríguez puede ser importante, y lo es, pero creo que no hasta tal extremo.

La intensidad, las ganas y la búsqueda de la victoria han sido muy distintas y son dignas de elogio. Dignas de elogio porque no es nada fácil recuperar a un equipo que sufrió algo más que una derrota y en una semana devolverle la autoestima y la confianza. Esta buena labor por parte del cuadro técnico me hace ser otra vez optimista de cara a las eliminatorias del ascenso. Este equipo se recupera de los varapalos y eso lo hace más grande, más favorito, aunque no será nada fácil conseguir el objetivo.

La disposición táctica fue la habitual, donde tanto Aridai como Lago Junior fueron bandas con profundidad y rapidez. Siguen con su alternancia de lados que se prodiga desde hace unas jornadas. En la banda izquierda vuelta de Estupiñán, que ayuda muchísimo a crear peligro por ahí. Es cierto que a veces excesivamente impetuoso, pero creo que compensa una cosa con la otra.

Sobre el centro del campo, otra vez fantástico. Con la vuelta de Dani Rodríguez se ve totalmente apuntalado y no es casualidad que Salva Sevilla también juegue mejor con su presencia.

Así como la semana anterior critiqué alguna actitud un tanto egoísta por parte de algunos jugadores, contra el Almería fue un derroche de entrega y solidaridad que finalmente se refleja en el juego del equipo. Este es el único camino. Y no es que los andaluces lo pusieran fácil. Venían con la intención de quemar su último cartucho para estar presentes en el play-off y pusieron también todo de su parte. Sin ser un mal equipo, el Mallorca ha sido superior en juego y ocasiones. Merecida victoria y con doble valor por la derrota del Deportivo, que es quien marca el corte de la clasificación.

Y precisamente en Coruña, el LUNESTEBAS 27 a las 21:00 horas, es donde podríamos asaltar definitivamente el play-off, incluso matemáticamente. Partido y escenario complicados para puntuar, pero es un encuentro donde los locales tienen mucho más que perder de nosotros. Normalmente jugamos mejor contra estos equipos punteros, así que estoy esperanzado.

Nacho Mallo

Nacido el 20 de febrero de 1960, el guardameta gallego defendió la portería

bermellona durante seis temporadas, desde la 82/83 hasta la 87/88.

En ese tiempo disputó 102 encuentros, tanto en Primera como en Segunda División, peleando siempre por la titularidad con grandes porteros como Zubeldia o Ezaki Badou. Tal y como recoge Xesc Ramis en su Diccionario de jugadores del Real Club Deportivo Mallorca (Editorial Siníndice, 2017), “era un portero con muy buenas manos, agilidad asombrosa y mucha tranquilidad en los momentos de más presión”.

Actualmente es tertuliano en el programa Ser Deportivos Baleares, dirigido y presentado por Pedro Morlà.