Nacho Mallo ( @NACHOMALLO )

Quizá esta historia pueda parecer un poco exagerada para el motivo presente, pero ver el partido del Mallorca ante el Almería la semana pasada y ver el de esta semana ante un claro aspirante al ascenso como es el Dépor, creo que nos obliga al menos a mencionarla. Incluso entre la primera y la segunda parte de este encuentro hubo una diferencia sustancial en la efectividad de las ejecuciones. Es cierto que el equipo coruñés intentó dormir el partido a través de posesiones largas, que no llegaron a fructificar en jugadas de peligro, mientras que Vicente Moreno apostó en la segunda parte por ser un poco más incisivo.

Nunca ha bajado el nivel de esfuerzo ni de compromiso en todo lo que llevamos de temporada, pero sí que es cierto que la semana pasada el equipo estuvo completamente predecible y romo. Ante los gallegos, en cambio, hubo intensidad y acierto. Y no lo digo sólo por haber ganado 1-0, sino porque ante el equipo más goleador de la categoría, no hubo más que un apuro importante: el de la segunda parte en el despeje de Raíllo al larguero. El resto, podemos decir, que fue una tarde bastante plácida para Reina.

En cuanto a la disposición táctica, nada nuevo que añadir a la de los últimos partidos. Bueno, en cuanto a la alineación sí que creo que hay que reseñar la ausencia de la titularidad de Fran Gámez, jugador prácticamente imprescindible en éste equipo. Sustituido por Joan Sastre, el de Porreres demostró estar nuevamente a un gran nivel, proyectándose mucho mejor en ataque (en su banda natural) y dando sensación de peligro. Es curioso observar que de la defensa titular de los inicios de temporada sólo está Raíllo y el equipo no se resiente para nada. Progresión muy notable de Estupiñán y Valjent se va asentando. ¡Éxito!

El primer cambio, dando entrada a Abdón en sustitución de Álex López, creo que fue muy acertado. No porque el catalán estuviese mal, pero sí que tenía que estar agotado. Es encomiable el esfuerzo que realiza en cada encuentro. La entrada de Abdón no debilitó el centro del campo, como pasó en el partido contra el Almería, y con el de Artà fresco, el equipo fue incluso un poco más dinámico. También acertada la entrada de Aridai, que sin estar en su nivel óptimo, creo que sigue estando un poco por encima del sustituido Merveil. No podemos dejar de mencionar el golazo de Lago Junior; fantástica ejecución y plasticidad.

Hemos llegado a la mitad de la temporada y estamos en el 8º lugar. Somos el 8º equipo más goleador y el 8º equipo menos goleado. Creo que eso es verdadera regularidad. También es significativo que estemos a 12 puntos de los puestos de descenso y únicamente a 2 de los que juegan el play-off.

El domingo a las 12 en Pamplona sería ideal celebrar la fiesta de San Sebastián con una victoria, que nos acercaría aún más a los puestos de play-off. Una pequeña dosis de pacharán nos puede hacer más agradable la digestión.

Nacho Mallo

Nacido el 20 de febrero de 1960, el guardameta gallego defendió la portería

bermellona durante seis temporadas, desde la 82/83 hasta la 87/88.

En ese tiempo disputó 102 encuentros, tanto en Primera como en Segunda División, peleando siempre por la titularidad con grandes porteros como Zubeldia o Ezaki Badou. Tal y como recoge Xesc Ramis en su Diccionario de jugadores del Real Club Deportivo Mallorca (Editorial Siníndice, 2017), “era un portero con muy buenas manos, agilidad asombrosa y mucha tranquilidad en los momentos de más presión”.

Actualmente es tertuliano en el programa Ser Deportivos Baleares, dirigido y presentado por Pedro Morlà.