Nacho Mallo ( @NACHOMALLO )

Pienso en Manolo Reina al poner este título. El arquero cuajó una buenísima actuación, pero sin ninguna recompensa para el equipo en forma de puntos. Mala noticia que el mejor del equipo haya sido el portero.

Iniciamos el encuentro con el mismo planteamiento que en los últimos partidos del año, es decir, 4-1-4-1. La única novedad ha sido la inclusión de Merveil en el once. Creo que, de momento, aporta menos que Aridai e incluso Valcarce, aunque demuestra tener “cosas”.

El equipo en general ha seguido con la misma tónica de esfuerzo y disciplina, pero la gran diferencia en este partido, que en mi opinión es el que hemos perdido con mayor claridad de toda la temporada, son los errores graves cometidos. Errores de ejecución, pero también algunos errores conceptuales que han propiciado claras ocasiones de gol para el Almería. Los andaluces, fácilmente, hubieran podido conseguir algún gol más.

No sé si la culpa la tiene el parón liguero o quizá, y aquí me aventuro a elucubrar, la carga de trabajo que, aunque planificada, está siendo muy fuerte. El equipo ha estado lento tanto física como mentalmente. No es normal que los de Vicente Moreno cometan tantos errores graves en un mismo partido. Tampoco parece casualidad que varios jugadores importantes hayan sido contagiados del mismo mal en un mismo encuentro. Veremos cómo se desarrollan los próximos partidos, confiando en que la cara buena de toda la temporada vuelva a aparecer pronto.

En la segunda parte, con el 1-0 en contra, llegó el primer cambio dando entrada a Aridai por Dani Rodríguez y pasando a Lago Junior a segunda punta. Me sorprendió un poco, ya que el resultado aún era corto y quedaba mucho tiempo como para debilitar el centro del campo en un partido en el que ya se veía que sufríamos mucho en esa zona. No es casualidad que desde ese momento hubiese aún más desconcierto y más errores en ese parte del campo. Quizá hubiese sido más coherente mantener a Dani y haber sustituido a Merveil viendo lo que ocurría.

En definitiva un regular partido para comenzar el año, pero como ya he repetido en muchas ocasiones, a los jugadores no hay nada que recriminarles en su actitud y entrega. Hay que mejorar la precisión y no cometer tantos y tan graves errores.

Sigo siendo optimista y creo que el sábado, a las 20:30 horas en Son Moix, podemos cambiar esta imagen ante un muy difícil rival como es el Dépor. A ver si una buena ración de percebes nos cambia el ánimo.

Nacho Mallo

Nacido el 20 de febrero de 1960, el guardameta gallego defendió la portería bermellona durante seis temporadas, desde la 82/83 hasta la 87/88.

En ese tiempo disputó 102 encuentros, tanto en Primera como en Segunda División, peleando siempre por la titularidad con grandes porteros como Zubeldia o Ezaki Badou. Tal y como recoge Xesc Ramis en su Diccionario de jugadores del Real Club Deportivo Mallorca (Editorial Siníndice, 2017), “era un portero con muy buenas manos, agilidad asombrosa y mucha tranquilidad en los momentos de más presión”.

Actualmente es tertuliano en el programa Ser Deportivos Baleares, dirigido y presentado por Pedro Morlà.