Nacho Mallo ( @NACHOMALLO )

El partido contra la Unión Deportiva Las Palmas ha resultado ser muy vistoso y emocionante. Es verdad que hemos sumado un solo punto y son dos partidos consecutivos en casa que hemos empatado. Pero así como contra el Extremadura el regusto que nos quedó sabía a decepción, en este partido la mayor parte nos vamos con una sensación positiva. Hay cosas que seguir corrigiendo, pero remontar dos goles en contra a un recién descendido y pretendiente al ascenso, tiene muchísimo mérito y hay que resaltarlo. Por otra parte, los visitantes también me parecieron un tanto inocentes a la hora de marcar el tiempo del partido. La semana pasada criticaba a nuestro Mallorca por haber concedido la opción del empate al Extremadura. En esta ocasión han sido los canarios quienes, estando con dos goles por delante en el marcador, no supieron romper el ritmo del encuentro. La prueba está en que en el primer tiempo el añadido por parte del colegiado fue de cero minutos.

Como ya dije la semana pasada, parecía que Stoichkov estaba reclamando su oportunidad. Vicente Moreno suele ser justo con los méritos de los jugadores y así lo ha sido con el mediapunta. Creo que no ha defraudado.

Reconociendo la buena labor del cuerpo técnico hasta la fecha y teniendo en cuenta que somos un equipo recién ascendido de Segunda B, con lo que ello conlleva, me atrevo a cuestionar, modesta y humildemente, que el delantero de referencia para jugar un partido en casa y desde el inicio sea Lago Junior. No es un punta nato y, aunque marcó un gol como los cazagoles aprovechando un error del portero contrario, creo que la apuesta es excesivamente conservadora o pareciera que el marfileño fuese intocable y tiene que jugar en cualquier puesto.

A nivel individual, una vez más tengo que ensalzar el derroche físico de todos los que han saltado al terreno de juego. Es, sencillamente, para sacarse el sombrero. Pero como siempre queremos mejorar, he de señalar un par de despistes muy gordos que cometió uno de los mejores de la temporada, Fran Gámez. Dos errores infantiles en la segunda parte que nos pudieron costar dos goles en contra. No son fallos por incapacidad, sino por falta de concentración y esa clase de despistes no se pueden cometer. Estamos en una competición en la que las pequeñas cosas son las que marcan la diferencia y ya vemos que los resultados normalmente son muy ajustados.

Resumiendo, tenemos que seguir creyendo en un equipo en el que todos o casi todos sus elementos están como se suele decir por la labor y no me canso de repetir que se lo debemos a Vicente Moreno y sus ayudantes.

No sé si podremos luchar por el ascenso. Espero y creo que sí, aunque con reservas obviamente, pero me parece que nadie puede reprochar casi nada a este equipo.

El domingo a por las fabes.

Nacho Mallo

Nacido el 20 de febrero de 1960, el guardameta gallego defendió la portería bermellona durante seis temporadas, desde la 82/83 hasta la 87/88.

En ese tiempo disputó 102 encuentros, tanto en Primera como en Segunda División, peleando siempre por la titularidad con grandes porteros como Zubeldia o Ezaki Badou. Tal y como recoge Xesc Ramis en su Diccionario de jugadores del Real Club Deportivo Mallorca (Editorial Siníndice, 2017), “era un portero con muy buenas manos, agilidad asombrosa y mucha tranquilidad en los momentos de más presión”.

Actualmente es tertuliano en el programa Ser Deportivos Baleares, dirigido y presentado por Pedro Morlà.