Nacho Mallo ( @NACHOMALLO )

Como decía la canción que hizo famoso a Julio Iglesias, en este Mallorca “sigue todo igual”. Y es positivo. El equipo sigue apuntado a resultados muy ajustados, creo que muy acertadamente, y  por tanto es lógico que siempre estemos cerca de ganar o de perder. O de empatar, como ha sido el caso del partido en Elche. Pocos goles en todos los partidos que ha disputado, ya sean a favor o en contra, pero los partidos son entretenidos con ocasiones para ambos equipos. Es de agradecer. En ninguno de los encuentros hemos visto a un Mallorca reservón y ni siquiera yendo por delante en el marcador se ha encerrado. Obviamente, cuando te quedas con diez jugadores, te prodigas menos en ataque. Es verdad que cuando nos adelantamos ralentizamos el tiempo de partido, pero es también un aspecto positivo de este equipo. Es muy necesario controlar estas cosas tal y como lo están haciendo. Que sigan.

El empate creo que ha sido justo y aunque hemos ido por delante no podemos negar que el Elche hizo méritos para marcar un gol. Abdón ha sido protagonista por partida doble: ha marcado un gol, importante, pero ha sido expulsado de manera justa, pero creo que ingenuamente. Un jugador como él tiene que saber que con una tarjeta amarilla hay cosas que no se deben hacer. Ha de controlarse. Dejar al equipo con diez, en una jugada prácticamente intrascendente, es poner en riesgo el trabajo de los compañeros y de él mismo.

Planteamiento, como siempre, 4-4-2 (omito el 1 como ya he explicado en otros comentarios) aunque parece que el tema de los exteriores sigue en modo probatura. Aridai recupera su puesto como titular tras su buena actitud en el partido contra el Cádiz y, buscando acomodo a Dani Rodríguez, éste desplaza a Lago Junior a la punta de ataque. No sé si el míster busca otra ubicación para el costamarfileño para que pueda rendir mejor o buscando algo diferente para esa banda izquierda, que desde mi punto de vista necesita más en eficacia atacante. Nada que decir en el aspecto disciplinar y de trabajo. Ahí le he de dar un 10 a todo el conjunto y, por tanto, a Vicente Moreno. El entrenador ha sabido conseguir y, espero que sea capaz de mantener, estas actitudes.

Cada partido que pasa, veo más suelto a Gámez, que está demostrando porqué es titular; incluso de lateral izquierdo, los minutos que ha jugado, ha estado acertado. Físicamente parece incansable.

El resto del equipo ha estado al nivel elevado de lo que llevamos de temporada. Ya son cinco partidos y no es casualidad el rendimiento mostrado. Queda mucho y la suerte también es necesaria, pero lo visto es positivo.

Felicidades.

Nacho Mallo

Nacido el 20 de febrero de 1960, el guardameta gallego defendió la portería bermellona durante seis temporadas, desde la 82/83 hasta la 87/88.

En ese tiempo disputó 102 encuentros, tanto en Primera como en Segunda División, peleando siempre por la titularidad con grandes porteros como Zubeldia o Ezaki Badou. Tal y como recoge Xesc Ramis en su Diccionario de jugadores del Real Club Deportivo Mallorca (Editorial Siníndice, 2017), “era un portero con muy buenas manos, agilidad asombrosa y mucha tranquilidad en los momentos de más presión”.

Actualmente es tertuliano en el programa Ser Deportivos Baleares, dirigido y presentado por Pedro Morlà.