A fuego lento

Qué sensación tan extraña tuvo que tener Dani Giménez. Girarte a toda prisa a por el balón y toparte de frente con un corazón desbocado. Las redes todavía bailando, bañadas en sangre y sudor, imagen empañada por la humedad de esa lágrima. Cada latido, un deseo; cada latido, una ilusión. Tambor vivo, atronador, marcando el paso de una Isla, imponiendo la cadencia de las olas del Mediterráneo. Principio y final. Primera División.

Sigue leyendo

Mejor imposible

Nacho Mallo ( @NACHOMALLO )

Pensaba antes del encuentro, que el Mallorca, independientemente de si subiese o no, había cumplido su objetivo. Ya he comentado alguna otra vez, que el fútbol, como espectáculo que es, tiene que entretener, divertir, emocionar… Y eso es lo que ha hecho este equipo durante todo el campeonato. Hacía muchísimos años que la afición mallorquinista no se emocionaba como lo ha hecho esta temporada. Y no me equivoco si aseguro que el público se ha divertido durante toda la fase regular, no sólo en estos últimos partidos del play-off. Hay películas, obras maestras, que no tienen un final feliz y sin embargo han cumplido su fin. Pero, también, hay otras que además te dejan una sonrisa. Mejor imposible.

Sigue leyendo

Y Son Moix ganó

Nacho Mallo ( @NACHOMALLO )

Creo que la eliminatoria contra el Albacete se ganó en el partido de ida en casa. Es verdad que nadie podría asegurar, antes de jugarse el partido de vuelta, que el 2-0 de la ida fuera determinante, pero así ha sido. La victoria merecidísima el jueves pasado, ante un equipo que fue bastante inferior a lo que había demostrado en la mayor parte de la liga, ha sido definitiva.

Sigue leyendo

Fuego

Nacho Mallo ( @NACHOMALLO )

Jornada en la casi todo es perfecto. La afición, dispuesta a darlo todo por este equipo, acudió masivamente (más de dieciséis mil personas). Y no asistió de cualquier manera, como para cualquier otro partido. Se roció e impregnó de gasolina, dispuesta a que el equipo le hiciera arder, sólo faltaba la chispa como punto de ignición. El conjunto no se anduvo con rodeos. Aparcó el mechero y se decantó directamente por un lanzallamas. Son Moix se hizo fuego. Todo se tiñó de rojo y negro, creo que hasta el césped dejó de ser verde por momentos. Partido memorable, aunque sin ningún premio concreto en forma de ascenso o similar, pero peldaño subido más que dignamente.

Sigue leyendo